lunes, 13 de junio de 2016

Pedro Lobayo Hoyos, siempre admirado y recordado

 Benaocaz, por Pedro Lobato, 2007
Dedicado a José Antonio Martel


Por Esperanza Cabello

Después de un fin de semana de duelo en muchos ámbitos de la sociedad ubriqueña tras la muerte del pintor Pedro Lobato Hoyos, la comunidad escolar de Las Cumbres, a la que perteneció durante muchos años como padre de Juan Jesús y María Belén, sigue consternada por su fallecimiento.
Hoy, discretamente, un precioso lienzo de Pedro, dedicado a su amigo Martel, ha presidido todos los actos del centro, colocado entre las obras que se exponen para el Certamen de Dibujo, Pintura y Escultura de Las Cumbres.


Dedicatoria del lienzo a Martel

Pues si en algo han coincidido todos los artistas de Las Cumbres, alumnos y profesores, ha sido en el carácter humano de Pedro, además de su grandeza artística.
Como nos explicaba Manolo Janeiro, "si vas a cualquier concurso y dices que eres de Ubrique, sea donde sea, inevitablemente los participantes te hablan de Lobato, el mejor representante del arte en Ubrique."
Siempre en nuestra memoria, Pedro.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada