sábado, 28 de mayo de 2016

El discurso de Segundo de Bachillerato de Ciencias Sociales






DISCURSO DE SEGUNDO DE BACHILLERATO CIENCIAS SOCIALES. MAYO 2016.

Aunque pensábamos que este día no iba a llegar nunca… Aquí está: el día de la Graduación. Para algunos, porque otros tendremos que vernos en septiembre y otros tendrán que pasar por segundo dos veces, pero “Lo que no nos mata nos hace más fuerte” y aquí estamos, vestidos de punta en blanco y dispuestos a disfrutar.
Es verdad que nos han afectado algunas de las criticas y comparaciones que habéis hecho *mirar a los profes* porque sabemos que no hemos sido el mejor grupo de vuestra vida como  profesores pero que a pesar de eso hemos intentado sacar el curso adelante.
El caso es que graduados o no, es nuestra despedida. Aunque esa palabra no me gusta, yo diría que es  “un hasta luego”.

Es verdad que nuestros caminos se van a separar aquí pero los años vividos en Las Cumbres nunca se nos van a olvidar.
Para los ubriqueños, bosqueños y benaocaceños son seis años. Para los huerteros cuatro y para otros ubriqueños,  los grazalemeños y algunos pinchauvas “solo” dos.
No importa que llevemos juntos desde Primero de la ESO o nos conociéramos el año pasado, todos hemos vivido muchas  cosas juntos y siempre estarán aquí *cabeza* y aquí *corazón*.
Y aunque hayamos tenido nuestros más y menos, hemos sido buenos compañeros y estoy segura que vamos a echar de menos hasta a los que menos hemos aguantado durante el curso, porque todos somos imprescindibles en Segundo de Bachillerato B.

Entramos aquí siendo aun niños y miradnos ahora, somos casi adultos… ¡Y es que hemos pasado un tiempo clave de nuestra vida aquí dentro!
Recordaremos estas vivencias con una sonrisa, una lágrima ya sea de alegría o tristeza o incluso con los ojos de par en par diciendo “Ostras, que guay era el pijama que Antonia llevó a Londres” o “Como lo petamos los cincuenta romanos en el Grand Celebration
Aunque esas han sido las Grandes Excursiones de nuestra promoción no se puede olvidar la de la Fábrica de Coca-Cola que algunos aprovecharon para irse a la feria a por rebujito o cuando los del intercambio a Berlín casi pierden el tren que los llevaba al aeropuerto.
Excursión diaria a la cafetería en el recreo para coger nuestra mesa, o incluso dos. Gracias Mari y Espe por las molletas calentitas, las echaremos de menos a ellas y a vosotras sobre todo, menos Cristina, obviamente. Parte también esencial de Las Cumbres es Javier, nuestro conserje, y ahora también Manolo. Agradecidos siempre por las cientos de fotocopias que nos habéis hecho a lo largo de los años,
Queríamos también recordar que hoy, aquí, faltan dos personas: un alumno graduado y una hermana mayor orgullosa. Juan Pablo, si nos ves desde algún lado, que sepas que aunque formaste parte de esta familia que somos Las Cumbres poco tiempo, tú y tu hermana siempre estaréis también presentes aquí.


Nosotros hemos sido particulares, especiales… y vosotros, profesores, también:

José María, nuestro tutor en este duro año… A pesar de tu apariencia seria, tu manera de explicar y los exámenes a ciegas, has demostrado ser un buen profesor. Gracias por no compararnos y, pese a todo, confiar en nosotros.

Rafael, nos conoces desde hace años ¿eso es bueno o malo? Podríamos compararte pero eso a nosotros no nos va así que queríamos decirte que tu exigencia en clase seguro que nos trae recompensas en el futuro, gracias.

Marisol, sabemos que hemos sido muy malos contigo. A veces era imposible dar clase y tú las dabas. Tus palos y contestaciones en plan borde han sido lo mejor, gracias por hacernos las clases más amenas así, con perdón, eres la puta ama.

María, tu asignatura nos ha hecho rayarnos mucho y nosotros también a ti, lo sabemos. Somos un grupo particular y tú también lo eres, quizás por eso, a veces, las clases han sido tan raras y a la vez divertidas. No las vamos a olvidar.

Rocío, por muy pocas horas que des con nosotros, y todas las que no te dejamos dar, nos conoces desde que entramos aquí y eso nos ha servido para pedir consejo, para reflexionar durante nuestros años aquí y para soltar tensiones acumuladas a veces. Gracias por todo eso.
Manolo, tu asignatura es una de la que más nos ha costado a la mayoría pero tu tranquilidad ante todo nos ha hecho que también templemos más los nervios, gracias.

Mari Ángeles, aunque este año solo nos has dado a algunos y las clases hayan sido tan escandalosas a veces, has sabido contagiarnos el amor por la literatura ¡y casi por el teatro! Que te relajes y, todo dicho.

María José, pese a tus cambios de humor eres una persona y profesora genial. Que sepas que nos encanta tu memoria fotográfica y decirte que gracias por intentar enseñarnos inglés y por ser tan buen acompañante en Berlín.

Isabel… ¿qué decir de ti? Eres la única en la que todos coincidimos para decir que eres la mejor. A pesar de las clavadas en los exámenes y las posteriores broncas, a pesar de todo, te queremos. Contigo nos llevamos a una gran profesora, y lo que creo más importante, a una gran persona. Gracias por enseñarnos a aprender, enseñarnos que hay que viajar para así aprender Geografía, por enseñarnos que hay que saber de Historia para no repetir lo malo que ocurrió antes, gracias por hacer de tutora incluso cuando no te tocaba, aunque para algunos lo has sido hasta dos veces, gracias por ese gran crucero, por las clases amenas hablando de otras cosas interesantes, por orientarnos para el futuro… en definitiva, gracias por ser como eres.
Y para terminar… Otra de tus frases célebres : Punt y pelot.

Muchas gracias a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada