sábado, 28 de mayo de 2016

El discurso de Segundo de Ciencias y Tecnología



DISCURSO DE GRADUACIÓN 2º BACHILLERATO A



Los alumnos de 2°bachillerato de ciencias queremos comenzar nuestro discurso agradeciendo a esas personas que han hecho posible que hoy estemos aquí. Gracias de corazón.
No es fácil resumir en este discurso los años que hemos compartido entre estas paredes, los días vividos, iguales pero a la vez diferentes, con miles de anécdotas y situaciones que hacen que todos los momentos hayan tenido algo de especial. El camino parecía largo, pero sin apenas darnos cuenta hemos llegado a la meta y ahora los recuerdos se agolpan en nuestra memoria. Durante todo este tiempo hemos compartido risas, lágrimas, decepciones, alegrías, largas e intensas semanas de exámenes, clases, trabajos, viaje a Londres, Roma, intercambios con Alemania... pero siempre nos hemos mantenido unidos y estamos muy orgullosos de habernos conocido y de haber convivido todos estos años en este centro. Todo esto no hubiese sido posible sin nuestros profesores. Infinitas gracias a todos ellos, gracias porque sin ser arquitectos habéis construido en nosotros un millón de sueños.

Isabel, has conseguido transmitirnos que con la historia podemos aprender grandes lecciones de vida. Decirte que nuestros viajes no hubieran sido lo mismo sin ti. Contaríamos muchas experiencias vividas en ellos, pero "lo que pasa en el crucero, se queda en el crucero". Por último darte las gracias por tu lucha diaria y por permanecer con nosotros siempre y hasta el final. Y cómo no decirte: "arrieritos somos y por Ubrique nos encontramos".

A ti Eulalia, decirte que este año no hubiese sido igual sin tus clases de CTMA en las que nos has ayudado tanto académicamente como personalmente. A pesar de estar todo un año intentando entretenerte con conversaciones "churretosas" para librarnos de las clases, hemos aprendido todo y más gracias a ti. Como no hemos conseguido convencerte para que vengas a cenar con nosotros esta noche, nos vemos en la paella.

Macías, en estos dos años que hemos estado contigo nos has demostrado esa paciencia inagotable que has tenido con nosotros y eres un claro ejemplo de buena y maravillosa persona. Gracias a ti nunca volveremos a "hacer cuentas a tontas y a locas".

El profesor más enérgico del instituto; aun más que los profesores de educación física, incluso nos atrevemos a decir que aún más que nosotros, los alumnos. Aquel que nos despierta los lunes a primera hora con un simple "Buenos días señores", sí, todos sabemos a quien nos estamos refiriendo, a nuestro magnífico profesor de lengua y literatura.

El olor a kikos siempre nos va a recordar aquel ambiente que se respiraba en las clases de inglés, aquellas clases agotadoras, no porque Mariola nos sometiera al cien por cien, sino porque teníamos la mala suerte de no poder aprovechar más el perfecto inglés de Mariola, sus anécdotas, humor y generosidad, al ser nuestras clases a última hora.


Gracias al novato como biólogo en este instituto, pero veterano como geólogo, por tus batallas transmitidas, por ser un perfecto redactor de teoría, un curioso humorista, gran provocador de risas y mejor persona. Gracias a Juan Moreno, el último integrado en 2°de bachillerato, porque desde el principio has sabido cómo tratarnos, cómo continuar el nivel altísimo que dejó Luis Velasco, cómo hacer más amenas las clases de "zombies" a primera hora tres días a la semana durante el curso.

Y sobre ese profesor que más horas ha dedicado al tecnológico, Pepe, qué decir, ya sea en las horas de física o en las de fundamento, ha conseguido enseñar algo tan difícil como la física en una forma de ver y comprender el mundo. Nos ha enseñado el por qué de la realidad, siendo un buen amigo y un mejor profesor, sin duda nos ha marcado para siempre.
Al igual que Gustavo, con el que hemos gastado lápices, gomas y sudor en las incontables fichas que ha repartido desde las primeras clases. Con el aprendimos que el procedimiento adquiere mayor importancia que la solución. Y como él dice: "lo que no puede ser no puede ser y además es imposible"

Por último referirnos a nuestro querido tutor, Juan Lorenzo. Aunque con bastante nostalgia, tenemos que despedirnos. Recordarte que aunque seamos unos "canallas" y entrábamos tarde a clase y hacíamos tocar el timbre 10 minutos antes de tiempo,  hemos conseguido terminar la pesada asignatura de química. Y es pesada no porque tu la hicieras así,  todo lo contrario: siempre hacías un inciso entre ejercicio y ejercicio para decir alguna broma, siempre insistías en sacarnos a la pizarra para hacernos ver que solo así podemos aprender de verdad, siempre dispuesto a aceptar nuestros tratos de posponer los exámenes, siempre has estado ahí, atento a cualquier cosa que nos pasara, ayudándonos, preguntando las notas, animándonos,  sin dejar que el agobio nos supere. Decirte que en estos dos años has conseguido ganarte todo nuestro cariño y te has convertido en algo más que un tutor para nosotros.

Gracias con mayúsculas a todos nuestros profesores, al equipo educativo y directivo, a todos los presentes y ausentes que han formado parte en nuestro proceso de aprendizaje.
En fin, ¡Cómo ha pasado el tiempo! ¿Os acordáis de qué queríamos ser de mayor cuando éramos pequeños? Pues ahora estamos a punto de elegir nuestro futuro. Vamos a dar los primeros pasos hacia aquello con lo que verdaderamente nos sintamos realizados y continuar el camino hacia la meta que soñábamos.

Mención aparte merecen nuestros padres  y familiares, por hacernos ver visible lo invisible, por su ayuda, constancia, esfuerzo y dedicación, por creer en nosotros hoy y siempre y porque nuestros logros son su felicidad. 
Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada